Quién es Quién/Política chiapaneca: sin pies ni cabeza/Noé Farrera Morales

0
331

En Chiapas reina la política localoide. Muchos políticos creen que tienen autonomía, creen que tienen las perlas de la virgen en las manos y creen que pueden mandarse solos y sin chistar. Al no salirles las cosas como piensan, huyen y se refugian en otros sitios. Este es el caso de lo que vivió el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Chiapas. Desde aquí Eduardo Ramírez Aguilar intentó reventar la coalición “Todos por Chiapas” en la que se había pactado, desde lo nacional, que los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Nueva Alianza (Panal) y el del tucán caminarían juntos como lo han venido haciendo y que, al parecer, les ha arrojado buenos dividendos.
Sin embargo, alguien le dijo a Zanja que no eran así las cosas y que tenía el peso y la capacidad de reventarlo todo. Y así lo hizo. De la noche a la mañana empezó hablar de imposición, empezó a criticar las decisiones que se toman desde el centro del país y ridiculizó las decisiones cupulares que los dirigentes nacionales habían sellado con saliva y sangre. No supo, porque no conoce de ello, que el centralismo que ha abanderado el PRI desde hace mucho no es un juego de niños ni es una apología para cumplir caprichos o berrinches locales. A Eduardo debieron decirle que si lo que quería era participar a como diera lugar entonces debió hacer acuerdos y no pasar por sobre las decisiones cupulares, no forjar una alianza entre los partidos paleros del gobierno de Chiapas y los que se prestaron a este circo como Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y el propio de la Revolución Democrática.
Ahora, todo este embrollo ha dejado muy en claro que a Ramírez Aguilar no le interesan ni los colores, ni la militancia, ni nada. Pues su único objetivo es el de aparecer en la boleta porque, según me han dicho, alguien le dijo que con lo que ha caminado le basta para poder ser el siguiente gobernador de Chiapas. Yo no sé si esto pase o no. Lo que sí sé es que si él llega a la gubernatura entonces nada habrá cambiado. Sería seguir viendo más de lo mismo. Porque ya demostró en el 2015 de lo que es capaz y hoy queda confirmado. Hace tres años no olvidamos que usó al mismo Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) para poder lograr el gran fraude del PVEM en las elecciones intermedias. Nadie ha sido castigado conforme al rigor de la ley exige a la fecha, si vemos ese caso. Quizá, me decían unos amigos, sea ese antecedente inmediato el que les permite creerse herederos al trono y con la idea de poder trastocarlo toco y manipular las leyes y alterar las votaciones y volver a sembrar el fraude.
Yo lo único que sé es que no hay ideologías en los partidos. Los institutos políticos que abanderan cierto pensamiento, cierta forma de conducirse, hoy se prostituyen al mejor postor. Sino vea usted al PRD dando el trasero a quien se lo pide y que de ser creado como un partido de izquierda, de oposición, hoy se le ve caminando de la manita de Acción Nacional que es el partido de ultraderecha y obedeciendo ciegamente, a través de su “líder” estatal, César Espinosa Morales, quien tiene como caja chica el Cecytech donde despacha su hermana. El PRD es el claro ejemplo de la prostitución política. Mire cómo opera ahora. Sígalo y verá en la clase de partido trampolín en que se ha convertido. Aquí la ideología vale poco. Yo sí recuerdo bien el discurso de Espinosa de estar en contra del Partido Verde Ecologista de México y tirarle duro y a la cabeza. Y aquí mi pregunta es ¿Qué no Eduardo Ramírez Aguilar es ese reflejo de la crítica vertida? ¿No el famoso ERA es el Verde en Chiapas? ¿No hasta hace unos días era el dirigente de ese partido y fue un berrinche el que lo llevó a apoderarse de la dignidad, una palabra que todos ellos desconocen y a la que evocan de forma cínica y descarada?
Es muy lamentable la forma en lo que la política chiapaneca se ha convertido. Ahora no hay nada de importancia y los ciudadanos simplemente no importamos. Importan los intereses de unos cuantos, y solo. Nosotros pasamos a segundo plano. Somos relegados a soportar el arribismo y la repartición desvergonzada de los puestos de elección popular. Veremos hasta dónde son capaces de llegar estos farsantes. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...