Quién es Quién/Un, dos, tres… para elegir candidatos/Noé Farrera Morales

0
471

La cuenta regresiva para saber cómo se van a acomodar las cosas en la Candidatura Común está ya imparable. Cada vez más lejano se puede ver el sueño de Eduardo Ramírez Aguilar, presidente aún del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y quien ha descompuesto todo esto de las elecciones por su capricho de aparecer en las boletas como candidato a la sucesión gubernamental. El problema creo yo es que al ZanJaguar negro se le olvidó, al menos, inscribirse como precandidato aunque fuese de Lavatap. Y no es por ser quisquilloso, pero anda hurgado el hormiguero cuando ni siquiera figura en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) o en el Partido Acción Nacional (PAN), o en Chiapas Unido o Movimiento Ciudadano como alfil inscrito. De los nombres y hombres que han levantado la mano tan sólo José Antonio Aguilar Bodegas aparece inscrito en el sol azteca y respaldado ya hasta por el albiceleste y el mismísimo tlatoani Enoc Hernández que es el líder de Podemos Mover a Chiapas y su equipo demorado lo anda respaldando, pero y entonces ¿y el Zanja? Pura llamarada de petate, le dicen allá en mi rancho a esa arrechura que trae y que ni concreta nada.
Lo cierto es que ya las cúpulas nacionales deben estar tirando las cartas para ver qué mano es la más cargada y hacia dónde se va a inclinar la balanza. Entre Josean y Enoc estaría el siguiente candidato de la Candidatura Común y no hay vuelta de hoja. Claro que esto siempre y cuando se privilegien las leyes y se dé paso a la legalidad, de lo contrario veremos al ZanJaguar metiendo su cuchara y tratando de desvirtuar todo, tratando de meterse a como pueda, tratando de ser quien aparezca cuando ni méritos ni cumplimiento con las reglas establecidas por los institutos electorales tuvo. Si la legalidad persiste, ERA no es ni será en las boletas rumbo a gobernador porque así está estipulado. Pero nos causa ruido que el mismo doctorcito ratón Chacón Rojas, el erudito topo del instituto de Elecciones y Participación Ciudadana que podría ser quien se preste en esta ocasión al fraude. Total, si ese organismo electorero ya lo hizo y no pasó nada, ¿qué les impide a estos que repitan la historia y siembren de nuevo el amor a ERA entre las boletas. Porque yo sí recuerdo que Chacón revivió políticamente gracias a Lalo Ramírez Aguilar, que él volvió al ruedo y a la participación política porque cuando éste era Secretario General de Gobierno lo revivió y quizá, pienso yo, deba estar obligado a pagar facturas.
Ahora sólo debemos esperar y ver de qué lado tuercen el rabo a la marrana estos vivales. Porque si resulta que, por arte de magia, por la lámpara de Aladino, por obra del Espíritu Santo, por gracia de los dioses o por cualquier otra de las cosas que se le ocurran, aparece en las boletas o sale postulado como candidato Eduardo Ramírez Aguilar, entonces, señores y señoras, sabremos que estas elecciones, las más importantes donde elegiremos de todo, están más chuecas que un trazo de un alumno de ingeniería de primer grado al que sólo le gusta usar botas mineras aunque las geometría nomás no se le dé.
A mí, le confieso amable lector, me da cosa todo esto que andan haciendo los eristas o zanjanegristas o como quieran que se les llame, porque por un lado acusan imposición pero por el otro el Zanja quiere forzosamente aparecer en las boletas y ser el próximo gobernador. Y eso, confieso, no sólo me ocupa y me preocupa, sino que me mortifica. Porque imagine si ahorita que ni poder tiene trae una gran desastre todo en la entidad, qué hará con Chiapas si lo dejan sentarse y hacer su santa voluntad.
Por eso debemos estar muy atentos para ver cómo se van a dar las cosas ahora que los tiempos de definiciones lleguen al fin y se termine toda esta faramalla, toda esta falsa rumorología, que se terminen las especulaciones. Por lo pronto nos queda seguir siendo testigos de este circo que monta un Zanja negra que quiere ser jaguar cuando no llega ni gato de monte. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...