Refresco, más dañino de lo pensado

0
394

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho. – La afectación a los huesos, dentadura y problemas estomacales, es el resultado de ingerir bebidas gaseosas de cualquier marca, coincidieron médicos gastroenterólogos y dentistas, quienes afirman que el problema se recrudece cuando la edad aumenta.

         Por lo que respecta a los huesos, ha habido advertencias sobre los efectos de las bebidas carbonatadas en sus huesos, específicamente por el ácido fosfórico que contienen. Según una fuente consultada por Popsugar, “este ácido fosfórico puede inhibir la absorción de calcio y, por lo tanto, provocar la pérdida de calcio del hueso. Cuando hay pérdida ósea en la cara, como en la mandíbula, afecta a los pómulos y puede provocar que parezcas más viejo”.

El alto contenido de ácido en el refresco finalmente llega al estómago. Este alto contenido puede conducir al reflujo ácido. Se ha demostrado que el reflujo ácido aumenta el riesgo de cáncer de esófago, pero la historia no termina aquí, ya que este ácido del estómago continúa hasta la boca, donde comienza a erosionar los dientes. Por lo tanto, el problema es doble: tanto en la salud bucal como la estomacal.

Si, además de azucaradas, también llevan cafeína, el combo puede resultar fatídico para tu descanso nocturno. “Si tomas refrescos por la noche, el exceso de azúcar y la cafeína de los refrescos harán que sea más difícil conciliar el sueño, porque estimula tu cuerpo mientras estás tratando de calmarte y descansar bien por la noche”, dice el experto.

Los refrescos (también los refrescos dietéticos que no llevan azúcar) no promueven ningún tipo de pérdida de peso. “Afectan adversamente el metabolismo al desregular la respuesta correcta a la insulina y el manejo de carbohidratos. El resultado puede ser nutricionalmente devastador, ya que en muchos casos el uso de refrescos dietéticos estimula los antojos de azúcar no deseables”. Es decir, además de no aportar nada, nos dan ganas de comida basura.

El azúcar afecta al estado de ánimo al menos de dos maneras. En primer lugar, neurotransmisores cerebrales como la dopamina se liberan en respuesta a las bebidas azucaradas como los refrescos, y cuánta más dopamina liberas, mayor sensación de bienestar posees.

Loading Facebook Comments ...