Se investigará explotación laboral de niños en el Metro

0
291

Ciudad de México. La Secretaría de Desarrollo Social local solicitó al DIF y a la Procuraduría General de Justicia capitalinas investigar por explotación laboral de niños y niñas a los familiares de siete menores que venden chicles, discos pirata o se acuestan sobre vidrios al interior del Sistema de Transporte Colectivo. El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, explicó que, como parte del programa de Niños y niñas fuera de peligro personal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) capitalina recorre las calles para ubicar a las personas que trabajan en la vía pública e instalaciones del Metro y llevan a sus pequeños con ellos.“Se habla con el papá o la mamá con el objetivo de que permita que los menores sean trasladados a un albergue, donde se les brinda comida, atención médica, cuidados y actividades recreativas de manera gratuita, mientras ellos trabajan”, detalló.En ese contexto, amplió, el secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva Gálvez, en lo que va del año un grupo de brigadistas, compuesto por sicólogos, médicos y trabajadores sociales, han realizado 13 recorridos por las líneas 1, 2, 3, 5, 7, 8, 9 y 12 del Metro, durante los cuales se encontró a 4 niñas y 8 niños trabajando.“Se habló con los adultos que los acompañaban sobre el programa y se les pidió que dejarán que los menores fueran llevados al centro de día, que funciona en el Centro de Asistencia e Integración Social (CAIS Coruña) en tanto ellos trabajaban y que les dijeran a qué hora querían que los regresaron; sin embargo, sólo los familiares de 2 niñas y 3 niños aceptaron”, detalló Amieva Gálvez.En el caso de los siete menores restantes se dio aviso al DIF y procuraduría capitalina para que investigue. “Los explotan para obtener un beneficio de los niños y niñas”, aseveró el funcionario.Comentó que en dos ocasiones ha visto cerca del Auditorio Nacional a una señora que vende dulces, con dos niños, uno de 7 años y otro de tres que carga con un rebozo, a quien le ha dicho que no puede tener a los menores ahí por el riesgo que hay de que se crucen la calle y los atropellen, o se extravíen.“Me dijo que viene de Oaxaca y que pasan alrededor de 7 semanas trabajando en la Ciudad de México, juntan dinero y luego se regresan a su pueblo”, reseñó. Amieva Gálvez informó que en la actualidad se traslada en las mañanas a 68 niñas y niños al CAIS Coruña y en la tarde los regresan con sus papá o mamá, al lugar donde trabajan, o ellos acuden al centro a recogerlos.

Loading Facebook Comments ...