Según Trump, está exonerado en investigación sobre la trama rusa

0
236
Simpatizantes del gobernante estadunidense Donald Trump le dieron ayer la bienvenida y su apoyo en Mar-a-Lago, Palm Beach, Florida

Agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó ayer que el memorando de la Cámara de Representantes sobre la mano rusa en los comicios presidenciales de 2016, documento secreto que fue divulgado el viernes pasado por autorización del mandatario, lo exonera en el caso.
“Ese texto reivindica totalmente a ‘Trump’ en la investigación”, escribió en un tuit desde su casa en Palm Beach, Florida. En la misma publicación, reiteró: La caza de brujas rusa sigue y sigue. No hubo colusión y no hubo obstrucción (la palabra ahora se usa porque, después de un año de búsqueda interminable y no encontrar nada, la colusión está muerta). ¡Esto es una desgracia estadunidense!
Más tarde agregó sobre el tema en otro tuit: “El memorando, de cuatro páginas, desclasificado el viernes, da cuenta del hecho de que la FBI y la FISA (Ley de Vigilancia e Inteligencia Extranjera, por sus siglas en inglés) parecen haber sido usadas para influenciar en la elección de 2016 y lo que le siguió… La FBI no informó a la corte de FISA, de que la campaña de Clinton había financiado el expediente… La FBI se convirtió en herramienta de los actores políticos antiTrump. Esto es inaceptable en una democracia, y debe alarmar a cualquiera que quiera que la FBI sea un elemento no apartidista de la aplicación de la ley… La FBI no fue honesta con el Congreso, pues ocultó la mayoría de esos hechos de los investigadores”. Añadió el nombre del periódico The Wall Street Journal al final de su comentario.
La indagatoria, elaborada por el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, con la supervisión del republicano Devin Nunes, acusa al Departamento de Justicia y a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) de proceder de manera parcial y abusar de sus poderes en las primeras etapas de las pesquisas sobre la injerencia rusa en las elecciones que Trump ganó.
El informe, basado en las declaraciones del ex espía británico Christopher Steele, revela que la investigación lanzada primero por la FBI –actualmente a cargo del fiscal especial Robert Mueller, después de que Trump despidió a James Comey de la dirección de esta institución en mayo del año pasado– es un complot de lo que llaman el Estado profundo, es decir, la burocracia federal permanente que supuestamente se opone al gobernante.
Trump, el mismo día que se reveló el texto, atacó a ambas instituciones por Twitter: El alto liderazgo e investigadores de la FBI y del Departamento de Justicia han politizado el proceso sagrado de investigación en favor de los demócratas y contra los republicanos. Las bases (de la FBI) son gente maravillosa.
Según especialistas, los elogios del gobernante al reporte podrían ser utilizados para despedir a Mueller o a su fiscal general adjunto, Rod Rosenstein. La Casa Blanca dijo a la agencia de noticias Reuters que no habría cambios en el Departamento de Justicia como resultado de las conclusiones del informe de los republicanos.
Dirigentes republicanos, entre ellos el presidente de la cámara baja, Paul Ryan, insistieron en que la divulgación del memorando no era un intento por atacar a las dos instituciones, sino para evaluar de manera transparente el proceso de la indagatoria.
El Departamento de Justicia solicitó a un juez que desestime una demanda contra Mueller presentada por Paul Manafort, ex presidente de la campaña presidencial de Trump e inculpado en octubre pasado como parte de la pesquisa sobre la injerencia rusa.
Manafort demandó a Mueller el 3 de enero, acusándolo de exceder su autoridad legal en la investigación que encabeza. Los abogados del departamento alegan que los tribunales federales tienen prohibido interferir en los procesos penales en curso, y agregaron que el fiscal no abusó de su autoridad.
Por otro lado, una encuesta de la agencia Rasmussen Reports asegura que Trump goza de una aprobación nacional de 49 por ciento, mientras recientes sondeos mantienen su popularidad en 30 o 40 puntos, rango que no ha variado desde que llegó a la Casa Blanca y lo califican como el mandatario menos popular que ha tenido el país.

Loading Facebook Comments ...