Por Carlos Rafael Coutiño Camacho

Se cumplió ocho años del asesinato Mariano Abarca Roblero, líder comunitario del municipio de Chicomuselo, Chiapas, quien fue asesinado por presumiblemente oponerse a la instalación en aquella población de la empresa minera canadiense Blackfire.

A través de un desplegado, se informó que a ocho años de los hechos, la familia Abarca Montejo, y las organizaciones Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México, la Red Mexicana de afectados por la Minería (REMA) y el Centro de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) “exigimos una vez más a los gobiernos de México y de Chiapas que se haga justicia, fortalecidos por las muestras de solidaridad que se multiplicaron en el transcurso de todo el año 2017”.

El 27 de noviembre 2009, “nuestro compañero de lucha y padre de familia Mariano Abarca Roblero fue asesinado afuera de su casa en el municipio de Chicomuselo, Chiapas, por oponerse a la empresa canadiense Blackfire que explotaba una mina de barita en su pueblo”.

“Anteriormente él y diferentes organizaciones de la sociedad civil, colectivos, movimientos, estudiantes y comunicadores de diferentes países advertimos al gobierno de Chiapas y al gobierno federal el peligro en el que se encontraba Mariano por defender a las comunidades de la extracción minera”.

Ahora, ocho años después de su homicidio, la familia Abarca Montejo y las organizaciones señaladas, recuerdan que el pasado mes de junio, se interpuso una denuncia contra el Estado Mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por violación al derecho a la vida de Mariano Abarca.

“Esta acción colectiva es de suma importancia tanto para los que exigimos justicia para nuestro compañero, como para todos los defensores de los territorios y los derechos colectivos que sufren el patrón de criminalización y de muerte impuesto por el poder corporativo y el modelo extractivo canadiense”.

Lo más grave indicaron en su misiva la familia de Mariano Abarca Roblero y acompañantes, es que sobre el asesinato del líder chiapaneco, “hemos denunciado en reiteradas ocasiones el infame papel que tuvo el gobierno canadiense en el crimen”.

“Antes del asesinato, Mariano y sus compañeros de lucha habíamos informado a la Embajada de Canadá en México que Blackfire mostraba intención de atentar contra su vida. Sin embargo él no fue escuchado, ni su familia ni quienes fuimos testigos de las amenazas que recibía: allanamiento en su casa, detención arbitraria, amenazas de muerte a su familia”.

En este contexto, “por ser promotora de la minería en México y América Latina, la Embajada no mostró disposición de tomar medidas para evitar una muerte humana. Es hora de que la impunidad de las mineras canadienses, que solo traen muerte y contaminación en México y toda América Latina, acabe ya”.

También se recordó cómo, recientemente, el pasado 19 de noviembre, dos trabajadores de la mina Media Luna de la empresa canadiense Torex Gold Resources “fueron asesinados y no quisiéramos que se continuara derramando más sangre a nombre del mercado del oro y de la avaricia de las empresas mineras canadienses”.

Loading Facebook Comments ...