Solidez económica debe ser “obligación permanente del Estado”: BdeM

0
210

Agencias
Acapulco, Gro. En una convención bancaria marcada por el proceso de renovación de la Presidencia, Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, sostuvo que la estabilidad económica y financiera “debe ser entendida como una obligación permanente del Estado” y defendió la autonomía del banco central que tiene, dijo, el mandato de la estabilidad de precios “como faro de toda su actividad”.
La solidez de los fundamentos macroeconómicos de México ha permitido que, pese a la severidad de los choques que se han enfrentado en los últimos años, la economía haya mantenido un entorno de estabilidad y crecimiento, sostuvo Díaz de León, al hablar en la inauguración de la 81 Convención bancaria, en una ceremonia encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto.
En la estrategia para preservar la estabilidad macroeconómica, afirmó, convergen la política monetaria, la fiscal, la cambiaria y la solidez del sistema financiero.
A continuación, expresó: “contar con un entorno de estabilidad es indispensable para el crecimiento y el desarrollo y debe ser entendida como una obligación permanente del Estado. Por lo que toca a la política monetaria, la Constitución contempla que el Estado tenga un banco central, autónomo en el ejercicio de sus funciones y en su administración, con el objetivo prioritario de procurar el poder adquisitivo de la moneda nacional. El Banco de México mantiene este claro y preciso mandato como el faro y guía de todas sus actividades”.
Díaz de León pronunció su discurso, el primer en una convención bancaria como gobernador del banco central, en la sesión nocturna de la convención bancaria, después que por la mañana estuvieron los tres candidatos independientes a la Presidencia y una noche antes de que se presenten, en este mismo foro, los tres aspirantes presidenciales postulados por una coalición de partidos.
La presencia de los seis aspirantes a la Presidencia concentra el mayor tiempo que los banqueros estarán reunidos en su convención anual.
En otra parte de su intervención, el gobernador del banco central mencionó que en los últimos años la economía mexicana ha venido transitando por un ciclo económico atípico, tanto por condiciones externas inéditas, como por el tipo de choques que ha enfrentado, como la caída en los precios y producción de petróleo, o la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, expresada en mayores tasas de interés en aquel país.
Ante la complejidad de este entorno, y a fin de evitar efectos de segundo orden en la formación de precios y reforzar la tendencia decreciente de la inflación, fue que la Junta de Gobierno del banco central restringió la postura de política elevó las tasas de interés de referencia, de 3 a 7.5 por ciento entre diciembre de 2017 y este año.
“Tomando en consideración el comportamiento actual de la inflación, la evolución de sus determinantes, la postura vigente de la política monetaria y el horizonte temporal en el que ésta surte efectos, se espera que en ausencia de nuevos choques y presiones no anticipadas, se consolide la inflexión a la baja de la inflación general –que el año pasado fue de 6.7 por ciento– , aproximándose a lo largo del año hacia el objetivo”, de 3 por ciento anual y alcanzarlo en el primer trimestre de 2019.

Loading Facebook Comments ...