Tonalá, el epicentro del horror y la mentira

0
87

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho. – Casas derribadas, personas muertas, llanto, desesperación, falsas promesas, mayor pobreza, es lo que se observa en Paredón y la cabecera municipal de Tonalá, a un año del sismo de 8.2 grados Movimiento de Magnitud, que afectó al 90 por ciento del territorio estatal.
Eran las 11 de la noche con 49 minutos y 18 segundos, cuando la tierra inició su movimiento, 97 municipios presentaron daños, 4 de ellos en la zona centro, en el Valle Zoque 3, en la región Mezcalapa 9, de los Llanos 8, en los Altos 17, 6 más en la Frailesca, región de los Bosques 11, 2 en el Norte, 4 Istmo Costa, 15 en el Soconusco, Sierra 10, 2 en la Selva Lacandona y finalmente 6 en la Meseta Comiteca.
Fueron un millón 479 mil 575 personas afectadas, de ellos 249 mil 631 damnificadas y con heridas 166, 16 fallecidas y 26 lesionadas, la mayoría de ellos, en los municipios donde se resintió con mayor fuerza el temblor de tipo oscilatorio como trepidatorio.
Poco a poco se fue conociendo la magnitud que dejó el temblor, nadie pensó lo grave, la forma en que se sacudían las casas y como fueron viéndose a pique, esa noche, nadie durmió, todos resentían las réplicas que no cesaban y eran casi constantes, la luz se fue, se interrumpió el servicio celular.
Todo era pánico, desesperación en la sociedad de Tonalá en particular, hoy, muchos de ellos, están ahí esperando a que llegue la ayuda, que esté presente alguien, llámese presidencia municipal, gobierno del estado o federación; solo las iglesias la mayoría evangélica acudió.
Nada se pudo hacer dicen, los censos fueron varias veces y nunca llegó el apoyo, curiosamente aparecieron en la campaña a la presidencia de la República, municipal, gubernatura y de legisladores locales y federales, ahí también se sumó más promesas de quienes estaban participando.
Los primeros albergues, fueron los parques públicos, así como las canchas, algunas casas que tienen traspatio, otros más que fueron parte de las calles, aunque el riesgo era igual, pues cables de energía eléctrica y paredes agrietadas, era el temor que se vinieran abajo.
Muchas casas fueron abandonadas no solo en Paredón, también en la zona de la cabecera municipal, ahí está el olvido y deterioro de las viviendas, todas aparecen marcadas por protección civil del gobierno del estado, Luis Manuel García Moreno, dicen se burló como lo hicieron todos.
El FONDEN autorizó 8 mil 860 millones 16 mil 94 pesos, para materia de salud, educación, cultura, vivienda, carretero, urbano, infraestructura indígena, militar, naval, monumentos arqueológicos, arquitectónicos e histórico, iglesias católicas, sobre todo aquellas que datan de dos siglos atrás, todo lo que fue presentado, solo para la adquisición del dinero que nunca llegó pero que solicitó con urgencia al gobierno federal.
Las historias van y vienen de los que aún viven, cuentan que nadie pensaba, nadie creía, todo ocurrió al amanecer, cuando se vieron los daños, las personas si estaban o no, la noche del 7 de septiembre fue de pesadilla, sobre todo para las embarazadas, los niños y ancianos.
No obstante, de ello, les alertaron que el mar saldría, eso causó mayor pánico al existente, la gente en su desesperación salió despavorida, intentó refugiarse donde fuera, finalmente los que se quedaron vieron como el mar se alejó y finalmente no pasó nada para fortuna cuentan.

Loading Facebook Comments ...