Vallas metálicas, acarreados y la dignidad de ERA

0
283

El Estado/Agencia
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 21 de enero (El Estado).-Con dos horas de retraso arrancó la Asamblea por la Dignidad a la que convocó Eduardo Ramírez Aguilar para emitir su descontento ante la decisión que tomó la alianza PRI-PVEM al promover a Roberto Albores Gleason como candidato a la gubernatura del estado de Chiapas.
Como primera acción, el entonces presidente del Partido Verde en Chiapas y presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso local, fijó su postura en redes sociales y calificó tal decisión como un acto de imposición antidemocrática.
Al día siguiente, 14 legisladores hicieron pública su renuncia a ese mismo partido respaldando al autodenominado “Jaguar Negro”, lo que dejó al tucán sin representación dentro de la sexagésima sexta legislatura y colocó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) como primera fuerza dentro de la Cámara local.
Más tarde, Eduardo Ramírez convocó a sus simpatizantes a lo que llamó la “Primer Asamblea por la Dignidad del Pueblo Chiapaneco”, donde más de uno dijo desconocer a este personaje, sus acciones y los cargos que sostuvo durante la administración actual.
La cita era a las 9:00 de la mañana. El Parque Central de Tuxtla Gutiérrez lucia encerrado. Vallas metálicas, acarreo, la compra de voluntades y un escenario de lujo, dieron el sello gubernamental que ha marcado a todos aquellos que cuentan con la venia del único gobernador que tiene el partido del tucán en México: Manuel Velasco Coello.
Dos horas después de la cita, las bocinas retumbaron con el himno “Soy Jaguar” para amenizar el recorrido que Eduardo Ramírez realizaría entre los asistentes. Apareció un hombre fresco y relajado pero al mismo tiempo intranquilo, por no ser el ungido para ocupar la máxima silla dentro del Poder Ejecutivo en Chiapas.
Al subir al escenario, se mostró eufórico, al punto de convertir -por unos minutos- lo que sería un acto político en una predica religiosa, lanzando bendiciones y agradecimientos a un “todo poderoso”.
El Jaguar Negro no pudo dejar a un lado el nombre de quien podría estar detrás de este movimiento que ahora encabeza: A Manuel Velasco, a quien reiteró su lealtad y amistad: “Hoy quiero agradecer a un hombre, que con él construí sueños, construí aspiraciones de vida, construimos propósitos; mi reconocimiento y amistad de manera leal para toda mi vida, porque así somos los chiapanecos, somos hombres de lealtades, saludo con apreció a su amigo el gobernador Manuel Velasco Coello”, dijo.
Después de eso, despotricó contra las cúpulas políticas nacionales y colocó a todos los chiapanecos como inconformes por las decisiones que se toman desde el centro del país.
Con aplausos apagados y gritos que costaron unos cuantos pesos, las palabras de Eduardo fueron elogiadas. Y es que quien fuera el presidente del Partido que de manera irregular se apoderó de todas las diputaciones federales del Congreso Federal en 2015, criticó la forma antidemocrática en que se toman las decisiones desde las esferas del poder.
El hombre que impuso a Rosa Pérez Pérez como alcaldesa del municipio indígena de Chenalhó reclamó a nombre de las y los chiapanecos congruencia y verdadera soberanía; aseguró no ser oportunista y simulador.
Durante su discurso, dijo estar en desacuerdo con la reforma educativa y la poca inclusión de las mujeres en las decisiones políticas, pero no mencionó que en Chiapas se encuentra la resistencia más grande de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), ni la estructura gubernamental que más ha utilizado la necesidad de las mujeres a través de los programas sociales.
“Basta ya que sigan privilegiando sin fundamentos o creencias de lo que ya no es Chiapas; Chiapas ya es otro, Chiapas ya es diferente, no somos como antes, somos lo que somos, por eso estamos de pie, siempre adelante.”
Ante este panorama, el “Jaguar” hizo pública su renuncia a la dirigencia y militancia del PVEM en Chiapas y a la curul a la que llegó por la vía plurinominal.
Después de esto, dijo sentirse traicionado por el partido que lo llevó al escalón político en el que se encuentra actualmente, principalmente por no haber sido el ungido para aparecer en las boletas electorales para luchar por la gubernatura de esta entidad sureña.

Loading Facebook Comments ...