Vivir la cuaresma llama Arzobispo

0
260

Por Carlos Rafael Coutiño Camacho. – “La Cuaresma es un tiempo favorable de reflexión y conversión de todas aquellas actitudes que encaminan los corazones de los hombres a elegir el mal en cualquiera de sus múltiples formas”, expresó el arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla.
En su conferencia de prensa, externó que el odio, la violencia y el resentimiento, la avidez del dinero y la corrupción, el fraude, el desenfreno de las pasiones y la enemistad entre los pueblos, son esos aspectos del mal, que están siempre sobre cualquier ser humano.
“Podemos cambiar la perspectiva de nuestra vida y la Cuaresma impulsa este cambio porque nos acerca a Dios”, ello ante el caminar de la cuaresma, que inició el miércoles de ceniza y que tiene continuidad en estos 40 días, hasta llegar al domingo de ramos y finalmente de Resurrección.
Monseñor también habló de propiciar los momentos de oración y reflexión para el encuentro con Dios es tarea de la Iglesia, por lo que el Papa Francisco ha presentado la iniciativa de dedicar el próximo viernes 9 y sábado 10 de marzo una Jornada de 24 Horas de Oración ante el Señor, que consiste en que al menos una iglesia de cada diócesis permanecerá abierta para permitir a los fieles la oración de adoración y la confesión sacramental ante el Santísimo Sacramento.
Esta Jornada tiene como intención principal crear un clima espiritual por medio de la oración y el ayuno que favorezca el establecimiento de la paz en el mundo, así como hacernos más sensibles a las necesidades de los demás seres humanos, despertando en los corazones la caridad solidaria con la cual pueda construirse una sociedad justa y fraterna.
Nuestra Arquidiócesis invita a todas las parroquias están a hacer suya la llamada del Papa y organizar esta Jornada de 24 Horas de Oración.
La oración es la voz de la Iglesia que en tiempo de Cuaresma clama al Padre por el don de la paz. Con la oración podemos hacernos más conscientes de que construir una sociedad en paz es una responsabilidad compartida por todos los miembros de la sociedad.
También los periodistas, con su labor están llamados a ser constructores de paz; los medios informativos son una herramienta privilegiada para ser puentes de paz y reconciliación entre los ciudadanos. El periodismo conlleva una responsabilidad social de informar verazmente, sin ser tendenciosa ni sensacionalista, sino apegada a los principios éticos de una labor que puede ayudar a vencer el egoísmo, el rencor, la venganza y el odio y que puede hacer posible una paz duradera reconciliando a los pueblos y estrechando los lazos de fraternidad y solidaridad entre los seres humanos.
Este es el anhelo de paz de la Iglesia para el mundo. La auténtica paz como don de Dios brota del corazón de los seres humanos, se vive en la familia, se irradia en la sociedad y transforma el mundo. Jesús es nuestra Paz y la oración y el ayuno de la cuaresma puede ayudarnos a descubrirlo.

Loading Facebook Comments ...