Alertan en Congreso burocracia y opacidad

0
91

Evlyn Cervantes

Cd. de México (27 agosto 2018).- En México, el Poder Legislativo tiene tres problemas centrales: la burocratización del sistema de comisiones, el clientelismo y la corrupción en la negociación de presupuestos, y la opacidad en el manejo de los recursos públicos, concluyó Integralia Consultores.
Luis Carlos Ugalde, director general de la organización civil, expuso que en los últimos 15 años el Congreso mexicano ha incurrido en una burocratización de comisiones que lo ha llevado a tener 187, entre ordinarias, especiales y bicamerales.
Por otro lado, dijo, existe clientelismo y corrupción en la negociación de los presupuestos que se ha hecho famosa por “los moches” que solicitan los legisladores cuando asignan fondos u obras a estados.
Además, señaló que persiste la opacidad en el manejo de los recursos públicos en manos del Congreso, como en las asignaciones a grupos parlamentarios.
“En 2017, dos mil millones de pesos que es el último registro que se tiene y, sin embargo, el Congreso no da cuenta de en qué se gasta y no hay comprobación, no hay facturas, no hay nada más que una explicación muy genérica de los montos que gastan”, indicó Ugalde en entrevista telefónica.
De acuerdo con el reporte legislativo elaborado por Integralia, durante la Legislatura que termina se presentaron 6 mil 186 iniciativas en la Cámara de Diputados, de las cuales se aprobó el 13 por ciento.
En la Cámara de Senadores fueron mil 953 iniciativas, pero la tasa de aprobación fue de 5 por ciento.
Esto, refiere el estudio, no constituye un indicador de productividad, sino de la congestión que producen demasiadas iniciativas y un sistema de comisiones que atiende una porción mínima, ya que la mayoría ni siquiera se desecha y simplemente queda pendiente.
“Se podría reducir el número de comisiones, en la Cámara de Diputados son 56, pero se pueden reducir a 27, y en la caso del Senado son 64 y se pueden reducir a 30. De hecho, nuestra propuesta es que se vuelva al número original de la Ley Orgánica de 1999, que puso el número de comisiones en 27 y 29 para diputados y el Senado, creemos que ese es el número justo y correcto.
Aunque su monto disminuyó en términos reales a lo largo de esta Legislatura, sigue muy elevado, ya que en 2017 fue de poco más de 2 mil millones de pesos en ambas Cámaras.
En la práctica, advierte, es una especie de financiamiento adicional de los partidos políticos. Asimismo, está pendiente la desagregación y comprobación de dichas asignaciones.
Por ello, Integralia Consultores recomendó mejorar el funcionamiento del sistema de comisiones y asegurar que sus obligaciones se cumplan como lo ordena el marco jurídico del Congreso.
Así como reducir el número de comisiones ordinarias y volver al mandato de la Ley Orgánica del Congreso General expedida en 1999: 27 ordinarias para los diputados y 29 para los senadores, asegurando la correspondencia entre comisiones, dependencias y entidades de la Administración Pública Federal.
Además de eliminar la etiquetación de proyectos o partidas del presupuesto para erradicar la práctica de los “moches”.

Loading Facebook Comments ...