EL JUEGO DEL HOMBRE/DURA LECCIÓN/LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA

0
156

Recibimos un golpe, fuerte, que nos sacudió, pero muy a tiempo. En un Mundial no se especula, se sale a matar o morir en todos los partidos.
El error de nuestra selección fue plantear el partido a esperar lo que harían los suecos, jugamos confiados de que ellos no son un rival de la jerarquía de Alemania.
No les tomamos en serio hasta que nos dimos cuenta que Ellos SÍ estaban determinados en ganarnos, Sin importar a quién
alinea
mos, Sin el mínimo respeto a nuestra historia.
Al final estamos del otro lado, en el mismo lugar de cada 4 años, los Octavos de Final, y todo se reduce al mismo partido de siempre.
El reto que afronta la selección mexicana de Juan Carlos Osorio en estos momentos, es darle vuelta al estado anímico que generó el partido contra Suecia, en todos y cada uno de los que formamos parte del fútbol nacional.
No es cosa sencilla hacerlo. Del cielo pasamos al infierno y ahora descreemos de quiénes somos y nuestro potencial.
Fuimos los reales artífices de la debacle alemana. En el 1er partido del grupo asestamos un golpe de knock out del cual los alemanes no pudieron pararse, herimos al equipo y a sus medios y a su afición, quienes no pudieron superar el golpe y se ahogaron en presión para los próximos dos partidos.
A Corea lo matamos, llegaron exigidos por perder contra Suecia, y supimos maniatarlos, hasta que les eliminamos oficialmente de la competencia.
Siento que con los 6 puntos, y por haber obtenido dos victorias, nos confiamos.
Si estamos entre los mejores 16 equipos del Mundial, es porque hicimos los méritos que teniamos que hacer. Hicimos más puntos que España, Portugal y Argentina; uno menos que Francia y nuestro rival en turno, Brasil.
Está demostrado que en éste mundial la pasan mal todos, y sigue el que sabe pararse de los golpes.
En mi experiencia, un momento amargo de mi gestión como entrenador de Mañosos Club, fue no saber manejar el estado ánimico de mi equipo en la liguilla anterior.
Enfrentamos al Deportivo Nuevo México, el rival con el que habiamos perdido varias finales anteriormente, un gran equipo, que siempre tuvo también el arbitraje a su favor.
La Liga hizo arreglos para bajar al Deportivo al 8vo lugar y así jugar contra ellos en Cuartos de Final, cuando en vez tuvimos que enfrentar a otro equipo, al Atlético. La idea de la organización, era echarnos como siempre.
Aquellos arbitrajes son los más lastimosos de cuantos arbitrajes he vivido. Un asco. La liga está arreglada en nuestra contra. Pero ganamos porque jugamos a matar o morir, y así superamos al archirrival, pusimos el corazón porque teniamos una deuda con Mañosos Club y con nosotros mismos.
Después de vencerles, nuestra organización cayó en exceso de confianza, levitamos. Desestimamos a nuestro próximo rival. Como si tuviesen que darnos la Copa. Como si hubiesemos ganado la Final, cuando apenas pasamos de Cuartos.
Mi gran error, mi inexperiencia, no supe transmitirle al equipo que No habiamos logrado nada todavía, y que nuestra deuda no solamente era derrotar al gran rival, sino quedes campeón…

Estamos a tiempo, señores.
Esto es de hombres.
En la selección, jugadores y cuerpo técnico, son los más molestos consigo mismos que nadie más, se habrán encarado los unos a los otros, y tendrán la lista de cosas a mejorar y cambiar para el partido contra Brasil.
Pero no solamente es el equipo, la afición jugamos un partido aparte. No podemos dejar de alentar ni de creer. Desde casa tenemos que mandar ánimos, y los que están allá en Rusia, a ganarle a los aficionados aficionados brasileros, a seguir con la convicción de llenar a reventar la próxima cancha.
México mató a Alemania desde el 1er partido, Suecia nos hirió pero no nos mató, seguimos en pie, es lo lindo del fútbol, así quiso el fútbol que México viviera el Mundial, ahora toca demostrar de qué estamos hechos en realidad.
Si México tiene potencial para ser campeón del mundo, lo sabremos contra Brasil, basta ese partido, si lo ganamos nos vamos hasta el último día, POR LA COPA.

Loading Facebook Comments ...