EL JUEGO DEL HOMBRE/LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA/BOXEO MUNDIAL

0
87

BOXEO MUNDIAL

En uno de los combates de mayor expectación de la última década, y que además correspondió con un gran espectáculo, con dos colosos que fueron al frente y a los golpes en todo momento, la decisión de los jueces al final de los 12 rounds generó polémica. La victoria fue del boxeador mexicano Saúl Álvarez por encima del kasajo Gennady Golovkin.

El segundo episodio de la rivalidad, enfrentaba al representante de la nación gran potencia boxística México, en contra del héroe deportivo de todos los tiempos de Kasajistán.

Gennady Golovkin, el campeón de los medianos en aquel momento, contaba con la simpatía de sus connacionales, de la afición de otras naciones que rivalizan con México, además de los detractores mexicanos del “Canelo”.

El campeón de 36 años enfrentó al retador de 28 años, que a diferencia del primer combate llevado a cabo un año atrás, salió con una estrategia agresiva y en busca del kasajo. Ambos se tundieron, y en 12 nuevos rounds, fueron incapaces de llevar a la lona a su archirrival ni una sola vez, tal como sucediese en los 12 rounds de 2017, demostrando otra vez que la diferencia entre ambos es mínima.

Esa diferencia mínima favoreció esta vez al “Canelo” Álvarez, en una decisión que de haberse ido para el lado de Gennady Golovkin, tampoco debiese incomodar a nadie. Incluso, los jueces pudieron haber decretado otra vez un empate.

Acaso la iniciativa del mexicano fue apreciada por el jurado, y significó el round de diferencia señalado en dos de las tres tarjetas que determinaron su victoria y titulación como nuevo campeón absoluto de los pesos medianos.

A continuación la marabunta de aficionados que señalaron la decisión de otorgarle la victoria a Saúl Álvarez como “un robo”, destacando como siempre el gran número de aficionados mexicanos en contra de su paisano.

“Por eso es bonito este deporte”, dijo acerca de la división de opiniones Juan Manuel Márquez, quien participó en el combate como analista de ESPN México.

Sin embargo, la polaridad entre opiniones del público mexicano, que generó el resultado a favor de Saúl Álvarez, es en sí una constante que pesa sobre el “Canelo”, quien desde su incursión a los mayores escenarios del boxeo mundial ha generado este mismo fenómeno entre la afición nacional: una división entre los que le apoyan, y entre los que consideran que “él es un invento”.

No se puede negar que el “Canelo” ha tenido el padrinazgo de empresas importantes que le han construido. De ser “chico Televisa” pasó a ser sostenido por “TV Azteca”, empresas de comunicación en México, que impulsaron la imagen del tapatío para que este se abriera paso en las carteleras más importantes.

Lo que molesta a una amplia parte de la afición mexicana al boxeo, es eso mismo, que Saúl Álvarez haya sido apoyado por un sequito de empresas que le han acompañado desde la década pasada. Los detractores del “Canelo” están en contra de él por considerarle “un producto”, “un niño bonito con suerte”, a diferencia de otros campeones mexicanos del pasado que han labrado su camino a la cumbre sin presumir de padrinazgos.

Sin embargo, a favor de Saúl “Canelo” Álvarez tengo que decir que ninguna empresa jamás apoyará a “un tonto”, y eso se les olvida a sus detractores. ¿Quién en su sano juicio, dueño de empresas multinacionales, apostará tanto en un proyecto sobre un boxeador medianito? Si Saúl “Canelo” Álvarez ha sido arropado desde un principio, es porque es un fuera de serie.

Y además, hoy en día el poder empresarial es determinante para figurar en las magnas fechas del “Pay Per View” del súper boxeo global.

El boxeo que proponen los dueños de ésta pasión universal, emporios, televisoras, el Consejo Mundial de Boxeo, la Asociación Mundial de Boxeo y quien sabe cuántas organizaciones más, no es más que una mafia, porque lo menos que buscan hacer es honrar al deporte (eso es trabajo de los boxeadores, los ilusos que sueñan con “conquistar el mundo”).

A esta mafia la sostienen los puños de los mejores boxeadores que puede dar la tierra, sí, y que se someten a la maquinaria de las organizaciones para escalar hasta los escenarios de mayor atención mediática, los que otorgan la gloria perpetúa.

¡Que nos expliquen las reglas! Nadie tiene claro cómo es que los boxeadores escalan posiciones desde abajo hasta merecerse el retar al campeón de la división. No hay una explicación concreta acerca de cómo es que un boxeador logra abrirse paso en los sistemas de competencia de las organizaciones-asociaciones-instituciones reguladoras.

Porque aquí, un boxeador, además de tener que ser un fuera de serie, necesita del apoyo de empresas auspiciantes para subirse al ring. Necesita ser un representante de valores que le vuelvan interesante para el aficionado, que se vuelva un producto consumible. Si no es consumible, si no es interesante, no hay carrera.

En ningún otro deporte como el boxeo profesional, se vuelve una confusión la apreciación del sistema de competencia y la obtención de méritos para sus competidores.

Lo que sí sabemos es que si las partes (empresas, televisión, organizaciones del boxeo, auspiciantes) no llegan a un acuerdo en los contratos, no tenemos box, ¿se han dado cuenta? El boxeo mundial ha venido en detrimento gracias a que cada vez hay un mayor número de trabas que nos impiden ver a los campeones subirse a un ring con mayor asiduidad. ¡Los campeones pelean una sola vez por año, qué pena!

La bolsa es lo más importante, y las partes deben llegar a algún jugoso arreglo para que el espectáculo se lleve a cabo. En ésta ocasión, se puede deducir con facilidad que los organizadores planearon acusar a Saúl de consumir sustancias ilegales con el fin de calentar la pelea. O de lo contrario, ¿por qué demonios la “honorable” Comisión Atlética de Nevada liberó al mexicano a días de la gran fecha del 15 de septiembre?

Enmarcar la pelea en el 15 de septiembre, fecha festiva para el pueblo mexicano, cuya pasión nacional es el boxeo, significa que tendrás la atención al 100% del mercado mexicano, mexico – estadounidense y el estadounidense… Ah, y obviamente el resto de audiencia mundial. Billetes billetes y más billetes.

Esto generó un mejor clima para el segundo episodio, en el que ambos peleadores asumían un papel telenovelesco, “el indignado Golovkin” y “el inocente Álvarez”, quienes se enfrascaron por meses en una guerra verbal que les calentó a ellos y calentó a sus fanaticadas.

El morbo genera mayor atención. Ellos lo saben, los dueños del boxeo mundial usan cuanta herramienta barata para generar una mayor expectación, que llame la atención del mayor numero de fanáticos, porque eso genera mayores ingresos.

UN EJEMPLO: El último campeonísimo del boxeo el estadounidense Floyd Mayweather Jr., supo explotar la industria, y se proclamó en el súper deportista antipopular número 1 sobre la faz de la tierra.

Mayweather Jr., a quien se le debe reconocer que en el ring supo desenvolverse de la forma más efectiva aprovechando sus cualidades. Un estratega y ágil defensor con un admirable sentido de la anticipación, que ganó todas sus peleas en base a tenerse bien estudiado el reglamento, siempre lejos de los nocauts. Mayweather Jr. fue también un experto visionario del actual estado del boxeo profesional.

La industria del boxeo internacional sostuvo a Mayweather Jr., al criticable campeón que jamás salió de su casa Las Vegas, y que jamás enfrentó a ninguno de sus retadores durante la plenitud de estos.

Las peleas de Mayweather Jr., se organizaban para que la afición mundial le viera caer, y esto nunca sucedía. El ciclo de la vida boxística de Mayweather Jr. generó una creciente expectación entre la afición mundial, que les mantuvo pelea tras pelea en espera del golpe de nocaut que le dejase en la lona. Generando así las audiencias que volvieron a cada una de sus peleas en hits mediáticos, y le otorgaran el título del boxeador que mayor número de “pagos por ver” ha generado en todos los tiempos

El equipo de Mayweather Jr. supo apreciar los recovecos de la industria del boxeo y a partir de allí construyeron un interesante legado. Jamás les importó la crítica porque supieron valorar que ser criticados significaba que estaban llamando la atención. Mayweather Jr. protagonizó el papel de “Money”, cuyo objetivo dentro del deporte era generarse ganancias millonarias, el gran caudillo de la mafia boxística.

Mayweather Jr., es un campeón atípico para el boxeo, impopular por su estilo, ya que es importante señalar que a la afición mundial le encandilan “los fajadores”, los boxeadores como el gran campeón Julio César Chávez, los que van para adelante y no dejan de ser agresivos en ningún momento, los que buscan el nocaut, los representantes del “mexican style”.

¿A la industria le convenía más un triunfo del mexicano? Tengo que aceptarlo, ¡claro que sí! El mercado de Saúl “Canelo” Álvarez es mucho más jugoso que el del kasajo, de quien tenemos que recordar tiene 36 años, mientras que el nuevo campeón tiene 28 años y de mantenerse en plenitud reinará por un buen tiempo.

A mí me pareció una pelea cerrada, muy cerrada, y que como comenté párrafos arriba, de haberse ido para cualquier otro lado, también nos tendría que haber dejado satisfechos. Muchos podrán estar en contra, pero el “brazo derecho” de Gennady “GGG” Golovkin, su entrenador mexicano Abel Sánchez -con quien ha construido su magnífica carrera-, felicitó al “Canelo” y le reconoció como un digno ganador del combate, lo cual me parece un golpe de nocaut para los detractores.

¿Darle la victoria al “Canelo” era parte de la jugada? Puede ser, ojalá que los dueños del boxeo nos tengan preparada la tercer pelea, ojalá podamos ver un nuevo episodio entre ambos gigantes.

Tanto “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin son dignos representantes del “mexican style”, y sus dos peleas han reivindicado al boxeo mundial. No hay nadie mejor que ellos en la actualidad.

Yo celebro que tengamos al “Canelo”, y al poder empresarial que le sostiene a él y sostiene la pasión mexicana por éste show, porque, amigos, no sé si no se han dado cuenta, que el box como cualquier otro deporte televisado no es más que un gran show para saciar las ansias de la gran masa mundial de entretenerse en algo.

BUSCA DENTRO DE TU PERIÓDICO PÉNDULO DE CHIAPAS, EN LA SECCIÓN DE PASIÓN, EL RESTO DE INFORMACIÓN RESPECTO A LA GRAN PELEA ENTRE SAÚL “CANELO” ÁLVAREZ Y GENNADY “GGG” GOLOVKIN.

Loading Facebook Comments ...