Lidera detractor de EU comicios iraquíes

0
187

Margaret Coker y Rick Gladstone /The NYT News Service

Bagdad, Irak (14 mayo 2018).- El influyente clérigo chií Muqtada al-Sadr, un combativo líder militar cuyas tropas enfrentaron a EU en Irak y estuvo implicada en atrocidades contra civiles, se perfila como el gran vencedor de las elecciones parlamentarias celebradas la semana pasada.
Este lunes, multitudes de jóvenes se manifestaron a favor de al-Sadr en Bagdad, luego que contara con la mayoría de votos en 16 de las 18 provincias del país.
Las elecciones del sábado -las primeras desde que Irak declaró la victoria sobre el grupo extremista y autodenominado Estado Islámico- fueron anunciados por la comisión electoral del país, y en ellos la alianza política de al-Sadr iba adelante la mayoría de las provincias, incluida Bagdad.
Recordado por encabezar una insurgencia contra las fuerzas estadounidenses e incitar a derramamientos de sangre sectarios contra la población suní, al-Sadr es un vástago de una familia clerical chií que ha pasado los últimos años remodelando su imagen.
El líder ha tratado de presentarse como un populista, condenando la corrupción y las deficiencias en los servicios públicos y aliándose políticamente con los secularistas de Irak y el Partido Comunista.
Al-Sadr se presenta como un nacionalista, distante de Irán y de su desafiante postura contra Estados Unidos, como la época en que sus discípulos ejecutaban a soldados estadounidenses.
Ninguno de los bloques rivales parece encaminarse a obtener una mayoría en el Parlamento iraquí y nombrar a un Primer Ministro.
Los resultados indican que el bloque de al-Sadr podrá tomar un papel de liderazgo en las negociaciones políticas para hallar un candidato de mutuo acuerdo debido a que al-Sadr no se postuló para un puesto, no puede convertirse en Primer Ministro, pero se prevé que sus asistentes en el Parlamento sigan sus órdenes.
Al-Sadr cuenta con la devoción de millones de iraquíes que han enviado a sus hijos y esposos a que peleen en su milicia desde los primeros días de la ocupación estadounidense.
“Estamos regocijados”, dijo Jaafar Abdeljaleed, de 28 años, y agregó que su padre murió peleando contra las fuerzas lideradas por Estados Unidos en el 2003.
“Sayyid Muqtada ama al país, y yo también”, dijo.
La elección se llevó a cabo en una época en la que Irak intenta reducir su desempleo y reintegrar a su minoría suní, carente de derecho al voto.
Con información de AP.

Loading Facebook Comments ...