Quién es Quién/EL 10 DE JUNIO PROXIMO ¿SERA UN VERDADERO DEBATE?/Noé Farrera Morales

0
251

El primer debate que se verificó entre los candidatos a gobernador de Chiapas en días pasados, podría decirse que fue de tanteo. Fue con la finalidad de ver que armas portaba n los contrarios. Si se dijera en términos pugilísticos, ese primer debate fue como los primeros rounds de una pelea a doce asaltos.
Uno de los candidatos que puso el dedo en la llaga fue el azucarero Chus Orantes, cuando pidió a los otros tres candidatos que firmasen un documento donde se comprometieron a no comprar votos con dinero contante y sonante. Esa Iniciativa fue complementada por el candidato Aguilar Bodegas para no usar los programas sociales como Prospera para coaccionar el voto ni tampco el reparto de despensas. Los cuatro candidatos firmaron de común acuerdo, pero lo difícil va a ser el cumplimiento del compromiso.
Ahora que se verifique el segundo del debates, la colectividad chiapaneca espera un verdadero debate, que se haga público el tema señalado y que los candidatos externen su opinión sobre el asunto y si es necesario que la defiendan con argumentos con validez, para que el auditorio se percate de la capacidad. Que los candidatos se abstengan de hacer incriminaciones y descalificaciones de sus contrincantes.
Como es necesario que salgan “los trapitos al sol” de los candidatos, que el auditorio haga públicos la actos y las conductas reprobables, peines y transas surtidas; por medio de correos electrónicos, twiters, facebooks, instagrams, waths ap, teléfono o demás parafernalia de comunicación electrónica.
Es claro que el tiempo del debate en sus diferentes aspectos, debe estar muy bien distribuido, para que no haya nada suprimido que deje insatisfecho al auditorio, que es a quien va dirigido el evento; para que su criterio sea normado por el conocimiento del candidato a quien van a confiar el poder.
Se hace también necesario que se pongan sobre la mesa y que se investiguen los hechos de un pasado reciente que han redundado en perjuicio de la sociedad chiapaneca. Que se aclare cómo fue que la compañía Veolia logró colarse para sangrar al municipio de Tuxtla Gutiérrez y quienes fueron los aprovechados. Que en un proceso diáfano se seña la verdad de la beneficiadora de carne que establecieron en Cintalapa y que a la postre no pagaron ni los millones del financiamiento ni lo impuestos correspondientes, según imputación hecha por el candidato José Antonio Aguilar Bodegas al candidato Roberto Albores Gleason.
A propósito de estos temas, debe salir a relucir uno de los principales problemas que aquejan a nuestra sociedad. Nos referimos a la corrupción que el verdadero cáncer de nuestra colectividad. La corrupción empieza desde los agentes municipales, los comisariados ejidales, los ayuntamientos integrados por los regidores, los síndicos, el presidente municipal. Los empleados de confianza como el tesorero y el secretario municipales, los que manejan los recursos humanos, los recursos financieros y los recursos materiales completan el entramado que hace posible meterle el diente a los dineros del ayuntamiento.
El otro aspecto de la corrupción es la impunidad y el retorcimiento de la ley. Por ejemplo, el Chihuahua le comprobaron a un ex secretario general adjunto del CEN del PRI desvió doscientos cincuenta millones de pesos que se gastaron en la campaña para elegir gobernador. Como es natural, el ex jerarca priísta probó el fresco bote.
Enrique Peña Nieto, al igual que una leona se lanzó el defensa de su cachorro y dio la orden que se suspendieran al estado de Chihuahua los fondos a los que tiene derecho. Empezaron los dimes y diretes hasta que el gobernador Javier Corral Jurado, panista por más señas, organizo una caravana al Distrito Federal con la que doblegó a a Peña Nieto, quien suministró el dinero en disputa.
Pero no quedó ahí la cosa, sino que un juez federal, de esos que lo mismo sirven para un barrido que para un fregado, acordó que el fuero federal atraía el caso de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez y que fuese trasladado a la ciudad de México. Pero como le salieron otros delitos al Gutiérrez en Chihuahua, sigue calentando cemento en la tierra de los dorados.

Un ejemplo sin pierde
de la impunidad.
Como los gobernadores y los munícipes, sobre todo en nuestro sufrido estado de Chiapas, como son unos corruptos equiláteros, conforme llegan al poder y empiezan a manejar las cuentas bancarias se dedican a manejar el presupuesto con singular desparpajo e irresponsabilidad. Empiezan a darles aviadurías a hermanos, sobrinos, primos, compadres y parientes cansanguíneos y políticos. Los munícipes empiezan a cobrar cobrar diezmos y cuotas mayores, ponen comercializadoras para vender desde aguamiel hasta aguacola a puros precios super inflados para que toda la ganancia se quede en casa.
Eso que se menciona es nada lo que se ve por encima, hay muchos aspectos de la corrupción que quedan amparados por la impunidad. Así que la tarea del nuevo gobernador será comparables al asea de los estables del rey Augías que solo Hércules pudo limpiar.

Loading Facebook Comments ...