Quién es Quién/- ¿Quién quiere a políticos que no representan nada?/Noé Farrera Morales

0
114

Salen con sus ropas más viejas, sudadas, bajo la lluvia, bajo el sol, se meten a las calles más deterioradas, pisan lodo, tocan puerta por puerta, comen lo que les dan y ponen cara de perros apaleados cuando las personas les cuentan sus problemas. Fingen que les duele la pobreza y la miseria y emiten discursos cuadrados y panfletarios donde la fórmula para mover masas va implícita. Nadie les cree, ni sus propios operadores que, la mayoría de las veces, también son traicionados y quedan volando.
Elección tras elección las estrategias han sido las mismas y los resultados los mismos, la familia política está en decadencia. Carecen de capacidad de dialogo, de credibilidad, de respetabilidad y de estrategias para resolver las crisis más severas que azotan a los municipios y a los estados. Cuando se trata de que pongan la cara, de que eleven la voz, de que den solución y la paz social inexistente en Chiapas desde hace muchos sexenios, que prevalezca, ponderando el dialogo, son una bola de inútiles que solo saben salir corriendo, acompañados por esos políticos de medio pelo o sus esbirros que se desviven, en loas a las que están acostumbrados los narco políticos de hoy (verbigracia como Eduardo Ramírez Aguilar, el zanja negra). A ver cómo le va este sexenio, porque según el presidente electo López Obrador no va a permitir ni los corruptos, menos la impunidad, acostumbrados vivir este como todos ya lo conocemos.
Entonces ¿para qué necesitamos políticos? ¿Para qué sirve un mandamás de un estado o un país, los diputados, los senadores, los alcaldes ratas como los que ha tenido Tuxtla de Gutiérrez, los funcionarios del gabinete del ejecutivo? ¿Para qué sirven los políticos ahora, en pleno siglo XXl, si realmente no son quienes pueden dar la solución a los problemas?
Ya viene el nuevo sexenio y Chiapas está de cabeza. El Verde ecologista y sus partidos a modo, los líderes morales sin moral de partidos púrpura, los neófitos ensartados a las de a fuerzas en puestos que les han quedado grandes, como Fernando Sandoval, Pedrero, Enoch Hernández, cuando se han encargado de vapulear al estado y a su gente, dentro de una ingobernabilidad que es un tema de boca de todos los chiapanecos.
¿Qué haremos con estos que ya levantan la mano y quieren ser los que engañen nuevamente a Rutilio Escandón y a esté Chiapas en agonía?
Lo pregunto porque muchos de ellos, huyen al primer indicio de problemas.
Les faltan agallas para poner frente, para plantearse y sacar la casta, para evitar que el pueblo, los inconformes, se enfrenten al pueblo y los policías, mientras las cúpulas políticas disfrutan del espectáculo y desde ICOSO hagan miles de pesos para evitar que a nivel nacional se sepa toda esta porquería que revientan nuestro estado.
Hoy, los políticos son un mal no necesario. El pueblo debe despertar y entender que estos que sangran al pueblo, que se reparten puestos se dan la gran vida, ya no son necesarios.
Señores, nadie quiere desprestigiar a quien ni prestigio tiene. Esa palabra es muy grande para lo que ustedes representan en materia política. Ojalá que el pueblo despierte y civilizadamente entienda que sin esa pandemia llamada neoricos, mirreyes, políticos de medio pelo, y demás estaríamos mucho mejor.

Loading Facebook Comments ...