Quién es Quién/Tucanes berrinchudos/Noé Farrera Morales

0
293

Últimamente los políticos son unos berrinchudos. Les sacan la lengua y lloran, se quejan, se pandean. Les dicen algo y sale corriendo a acusar con su mami. Lo hizo Diego Valera, el chamaco arribista que del Partido Revolucionario Institucional (PRI) brincó al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y de ahí, porque era un apestado al que ya ni tomaban en cuenta se fue a refugiar al Partido de la Revolución democrática (PRD) donde tampoco nadie lo quiere. Pobrecito. Pero no me refiero a ese muchachito, sino que ahora me llama la atención el actuar del senador Cepillín, al que apodan Luis Armando Melgar Bravo y que dijo hace meses que ni el pinche voto nos iba a pedir en los comicios del 2018, justos cuando aún creí que el PRI o el tucán le iban a dar el respaldo.
Ahora ha salido como otros arribistas que dicen que siempre ya no quieren estar ahí en el PVEM y que mejor se vuelven independientes. Ah, pero nada tonto el Cepillín porque no renuncia a las canonjías del Senado, no renuncia al dinero que es del PVEM porque esa curul es del tucán, no, no renuncia a eso sino que sólo se camufla y se dice que ya no quiere tener color por ahora, que anda levantando la mano para ver si alguno de los colores, en su desesperación, o ya de pura lástima lo termina jalando para que sea el abanderado de algo. Aunque siendo sinceros, a estas alturas del partido, sólo tres contendientes a la gubernatura hay: Josean, Albores y Escandón. Porque eso de andar subiendo al ring a Culebro, a Chus y al otro espectro, pues es pura jalada porque ni oportunidad tienen.
Así, para que no quede duda de su congruencia y de su dignidad, como lo hiciera el Zanja negra en su bullicio que nada le dio, ahora Melgar Bravo, el hijo putativo de Televisión Azteca, se suma a esa horda de políticos arribistas y chapulines que sólo andan buscando que su interés sea el propio y nada más. Porque si analizamos el actuar del Capillín nos daremos cuenta que no ha hecho absolutamente nada por la gente. Su famosa Asociación Civil hasta bulla ha dejado de hacer ahora que sabe que no tiene ni tantito chance de agandallarse algo. Pero no crea usted que es gratis esa su dignidad de salirse del PVEM, no para nada es así. Las malas lenguas dicen que Melgar “El Vulgar” Bravo tiene una súper oferta, una de esas que pone a temblar a todos y que lo coloca de inmediato en un escenario sumamente favorable y es que, dice él, dicen sus allegados que son pocos, y dicen las pitonisas que se disfrazan de hombres, que va por Chiapas Unido.
Tómense esa, todos. Tómenla porque Melgar es un grandísimo estratega que ahora ha pensado en subirse al color de Chiapas Unido, un partido que es el más fuerte y todopoderoso de Chiapas y que lidera un espantapájaros al que su máximo mérito son sus problemas con la bebida y que se hace llamar el Amigo Migue. Ya en serio. Melgar y el Amigo Migue parecen cortados con la misma tijera: los dos son unos perdedores, los dos son mediocres, los dos son arribistas y los dos no sirven para un carajo. Ninguno es político, están ahí por obra de casualidades. Y si Melgar encabeza alguna candidatura y esta es por este partido incipiente y burdo, pues ya sabemos qué resultados son los que van a termina arrojando.
Confieso que nunca había estado tan divertido como viendo esta construcción de esta nueva telenovela. Por lo pronto Melgar El Vulgar Bravo es ya independiente en teoría aunque persigue otros fines. Ya lo verá en unos días más. Es posible, dicen, algunos sabiondos, que pueda suceder a Velasco si es que se va a jugar seis años más al Senado. ¡Hasta mañana!

Loading Facebook Comments ...