RAFAEL MÁRQUEZ ENTRARÁ AL CLUB DE LOS 5

0
97

POR LUIS ENRIQUE VÁZQUEZ NAVA

La historia que más toca el corazón a la afición mexicana, es sin duda, la presencia de Rafael Márquez en el que será su quinto y último campeonato del mundo, los que serán los últimos partidos del que ha sido el gran capitán de la selección desde el Campeonato del Mundo de Corea y Japón 2002, pasando por Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014, y ahora Rusia 2018.
Rafael Márquez no fue un recurrente en los equipos de Juan Carlos Osorio, que durante el proceso le dio más juego a defensores más jóvenes que el “Kaiser”. En el proceso jugaron más que Rafa, Héctor Moreno, Carlos Salcedo, Diego Reyes, y quien se pierde por lesión el campeonato Néstor Araujo.
Sin embargo, su presencia en el Tri es vital, pues es el motor, el jugador de mayor jerarquía y trayectoria de todos los futbolistas en activo de nuestro fútbol. A sus 39 años, Rafael, siempre disciplinado, llega en gran forma física, no es un joven, pero es el caudillo de mayor experiencia, capaz de liderar de mejor forma la defensa nacional que nadie más.
Su presencia es vital, en un equipo que a lo largo de los 4 años rumbo a Rusia 2018, perdió partidos de espanto ante Chile en Copa América y Alemania en Copa Confederaciones, partidos en los que precisamente Rafael no participó. Hasta hoy día su no inclusión en el equipo que jugó aquel 7 X 0 frente a Chile, sigue siendo discutida: los expertos opinan que con él en el campo, Rafa habría hecho evitar la humillación.
Precisamente, las expectativas de esta selección, recaen en el que es el gran emblema del fútbol mexicano de la última época, en tiempos en que la selección no ilusiona en lo absoluto, y él debe ser quien inspire al equipo y mentalizarle para trascender.
Su convocatoria estaba en duda, no solamente por no ser titular recurrente con Osorio, también por sus problemas con Estados Unidos, los cuales afectaron su imagen pública desde hace un año, y complicaron su carrera deportiva. Finalmente, Márquez ha superado ese problema, el cual por cierto puede ser una jugada sucia de aquel país.
Márquez, gran capitán de la defensa en todos los equipos en los que participó, un jugador líder de la última linea, con una técnica y visión, que quien escribe nunca vio en algún otro defensor de ningún otro país desde que ve futbol.
Con Márquez y Puyol en la defensa, el Barcelona despegó a mediados de la década pasada como el súper equipo que marcó uma época. El holandés Rijkaard era el DT, y además de la gran pareja de centrales, destacaban Deco, Eto’o, Giuly y Ronaldinho. Los ataques de aquel Barça, eran iniciados por los trazos largos de Márquez, que dejaban a Giuly y a Eto’o de cara a la portería.
Como futbolista de club se despidió en abril pasado durante el Clausura 2018 de Liga MX, con la camiseta de los rojinegros del Atlas. Jugando sus dos últimos partidos ante Chivas, de frente a “La Fiel” en el Estadio Jalisco, y ante los Tuzos del Pachuca en el Estadio Hidalgo.
Rafael Marquez está entre los 10 mejor es defensores en la historia del fútbol mundial, y está entre los primeros 3 mejores futbolistas nacionales de todos los tiempos. El último jugador nacional en ser parte de uno de los equipos referentes del fútbol en Europa, como lo fue el Barcelona, ganando entre muchos otros torneos 2 Ligas de Campeones de Europa, y Un Campeonato del Mundo de Clubes.
Son contados los futbolistas que han tenido el privilegio de jugar 5 Campeonatos del Mundo. Entre esos pocos, está otra leyenda del fútbol nacional: La “Tota” Carbajal, que jugó su último Mundial en Inglaterra 1966. Además están el aleOmán Lottar Matheus y el italiano Gianluigi Buffon.

Loading Facebook Comments ...