Sabines engañó a los chiapanecos con planta de biodiesel

0
232

Noticias primer Plano

En el año 2010, Durante la administración de Juan Sabines Guerrero, se dio inicio al proyecto de generación de biocombustible a través de la semilla de la planta jatropha curcas o comúnmente conocida como piñón.
Fue en ese mismo año que, en Puerto Chiapas, el presidente de México en turno, Felipe Calderón, acudió a la ciudad de Tapachula, para que junto al gobernador Sabines, pusieran presuntamente en marcha la planta generadora de biodiesel, combustible destinado para el uso de vehículos del transporte urbano de Tapachula y Tuxtla Gutiérrez;
Esta planta, prometería la generación de hasta 20 mil litros del combustible por día, así como bioturbosina.
Juan Sabines estableció contactos con organizaciones ambientalistas de los Estados Unidos para sembrar más de 40 mil hectáreas de jatropha curcas o piñón, una planta que serviría para producir el biodiesel que se comercializaría en la nación del norte y para el uso de vehículos del transporte público de Chiapas.
Presuntamente, este recurso otorgado por los ONG´s, no fue proporcionado a los productores, los que provocó el cierre de apoyos en este ramo para Chiapas.
En abril de 2010, Sabines Guerrero ordenó la creación del laboratorio en bioenergía, con una inversión de 10 millones de pesos, “el primero en su tipo” en México, orientado a la producción de aceites y biocombustibles, con lo que dijo que Chiapas, “se ponía a la vanguardia” en este ramo, sin que, hasta la fecha, se pudiese poner en marcha.
En esta fiebre bioenergética, se pretendió sembrar 10 mil hectáreas de jatropha en los municipios de Mapastepec, Acacoyagua, Acapetahua, Escuintla, Pijijiapan y Huixtla, con un promedio de ganancias para los campesinos de 380 millones de pesos.
De igual forma, en diversos municipios como Cintalapa, se construyeron varias plantas que presuntamente procesarían las semillas de piñón, con la finalidad de extraer el aceite necesario para la producción del combustible, mismos que permanecen abandonados y como elefantes blancos.
El Instituto de Investigación e Innovación de energías Renovables de la Unicach, comprobó a través de una investigación, que el gobierno de Juan Sabines Guerrero, no tomó las decisiones adecuadas para poder consolidar el proyecto del Biodiesel, por lo tanto, estaba garantizado el fracaso de éste, en resumen, no existió planeación alguna que fundamentara su desarrollo.
Lo sorprendente del caso es que, a pesar de la existencia de estos enormes elefantes blancos, que podrían ser empleados para otro tipo de servicio, la administración del actual gobierno que encabeza Manuel Velasco Coello, no han tomado las medidas necesarias para el esclarecimiento del gasto multimillonario de ese proyecto.
En otras palabras, se trata de dar cuenta de los 36 millones de pesos que invirtió el gobierno estatal y federal para la planta generadora de biocombustible que se mantiene acéfala.
De igual forma, deslindar las responsabilidades a quienes defraudaron al estado chiapaneco, lo cual, los hace cómplices del mismo delito.

Loading Facebook Comments ...