Tuxtla Gutiérrez, se envenena poco a poco

0
119

Marcos Delgado

El manejo de los residuos o desechos sólidos, orgánicos e inorgánicos, merecen una especial atención en lo que a su destino final refiere, el manejo de los desechos sólidos es en sí, el servicio de los residuos, la recogida, el transporte, tratamiento, reciclado y eliminación de los materiales de desecho.
Que casi por lo general, se indica a los materiales producidos por la actividad humana, para obviamente reducir con estas actividades, sus efectos sobre la salud y el medio ambiente.

¿Pero qué son los lixiviados?

Los lixiviados se producen en la propia descomposición de la basura o por lavado de la misma por las aguas de lluvia, que en el caso en particular de Tuxtla Gutiérrez, es el problema o inconveniente que nos aqueja.
Estos líquidos tienen el peligro de que lleven sustancias tóxicas procedentes obviamente de residuos tóxicos o cargas orgánicas muy elevadas que pueden contaminar las aguas superficiales, subterráneas o los suelos.
Cuanto mejor estén separados los residuos más se reduce el peligro de estos lixiviados tóxicos.
Si la materia orgánica y los desechos inorgánicos están bien separados y se hace con ella compost evitaremos que sus lixiviados estén en los vertederos, ya que en el proceso de compostaje se controlan estos vertidos.
Si al deshacernos de nuestros desechos en casa, no tiramos residuos tóxicos y peligrosos en nuestras basuras no producirán lixiviados de tipo tóxico que envenenen nuestras aguas, pero entre la ignorancia y el desinterés por informarnos del tema, provocan que estemos en una bomba de tiempo en materia del manejo de nuestros desechos.
Para controlar este tema, hay que tener un sistema de recolección de lixiviados en los rellenos sanitarios y que a estos residuos, los lleven a una planta depuradora donde sean tratados adecuadamente.

¿Pero, qué es un relleno sanitario?

De acuerdo con información de Hesperian Health Guides, un relleno sanitario comprende una fosa con una base revestida donde se entierran los desechos en capas, se compactan (se aplastan para hacerlos más sólidos) y finalmente se cubren.
Un relleno sanitario puede reducir el daño de los desechos que recibe, y es más seguro que un basurero al aire libre. Sin embargo, incluso los mejores rellenos sanitarios se llenan y después de muchos años probablemente comiencen a filtrarse productos tóxicos desde ellos.
Para resolver el problema de los desechos, debemos en primer lugar evitar su producción, y entender que es difícil que un basurero al aire libre puede convertirse en un relleno sanitario por lo que es importante conocer su diferencia.
Otra posibilidad es que las comunidades construyan un nuevo relleno sanitario y limpien el antiguo lugar, transportando la basura al nuevo. Para que proteja la salud de la comunidad, el relleno sanitario debe:

Construirse lejos de las zonas residenciales.
Cubrirse para evitar la reproducción de los insectos y otros animales portadores de enfermedades.
Dotarse de un revestimiento de arcilla bien prensada o plástico para evitar que las sustancias químicas y los microbios contaminen el agua subterránea.
Un relleno sanitario protege la salud de la comunidad sólo si su administración es adecuada, para lo cual debe incluir la capacitación y el apoyo de los empleados del relleno, y el trabajo conjunto con los centros de recuperación de recursos, los recolectores de desechos tóxicos y las autoridades locales.
Si el agua de lluvia empapa el relleno, se produce un líquido maloliente que puede conducir sustancias tóxicas desde la basura hasta las aguas subterráneas. Por eso es importante revestir correctamente las paredes del relleno y no ubicarlo cerca de un río, arroyo o lago.
La mejor manera de prevenir que esto ocurra es mantener el relleno cubierto con un techo o una lona o plástico, hasta que se tape.
Conforme se va agregando la basura al relleno sanitario, esta debe ser comprimida por una maquinaria y posteriormente cubierta con tierra u otros materiales, tales como geomembranas.
Dichos materiales son láminas impermeables hechas a partir de diferentes resinas plásticas, las cuales ayudan a manejar los residuos generados por la basura dentro del relleno sanitario, de una forma responsable sin que dañe el medio ambiente.
Una Geomembrana, también se define como un recubrimiento, membrana o barrera de muy baja permeabilidad usada con cualquier tipo de material relacionado aplicado a la ingeniería geotécnica para controlar la migración de fluidos en cualquier proyecto, estructura o sistema realizado por el hombre, alcanzando mayor durabilidad que otros polímeros cuando se encuentran expuestos a condiciones ambientales, intemperismo y al ataque químico.
Estos materiales, recomendados para el manejo final de los desechos, impiden el escurrimiento de los líquidos tóxicos producidos por la basura, de ser debidamente utilizados, pero en nuestra ciudad pareciera no es así.
Es un hecho que se debe tener especial cuidado al preparar la superficie sobre la cual se instalará la Geomembrana del relleno sanitario, el terreno debe ser revisado y evaluar las condiciones de la superficie. Es importante que el proveedor o contratista del movimiento de tierras sea el responsable de preparar la superficie de acuerdo con las especificaciones necesarias para efectuar la instalación.
La superficie del relleno sanitario a ser impermeabilizada debe estar libre de rocas o piedras, puntas, raíces o cualquier otro elemento punzante que pudiera llegar a perforar o rasgar la Geomembrana. Además la superficie en donde se instalará la geomembrana para el relleno sanitario debe estar preparada de manera que no presente irregularidades o presencia de vegetación.

La contaminación a nivel mundial

La contaminación por basura es aquella que implica daños al suelo, aire y agua por la acumulación de residuos no deseados. Se considera que la basura está conformada por desechos depositados de forma incorrecta y concentra tanto residuos sólidos, como líquidos.
Pese a que la generación de basura es una consecuencia inevitable de las actividades humanas, debemos entender que, desafortunadamente toda basura provoca impactos negativos medioambientales, y en general, puede contaminar cualquier entorno de cualquier ámbito: hogares, oficinas, fábricas… Actualmente, los seres humanos estamos plagados de residuos peligrosos.
La cantidad y el tipo de basura depende de cada región o país, pero el consumismo y el número de habitantes están relacionados con la cantidad de basura que se genera, por lo que la contaminación se convierte en un problema mayor.
Paradójicamente en la basura no todo es malo, a través de la concientización en la distribución de los desechos entre orgánico e inorgánico, desde los hogares, podrían permitir generar altas concentraciones de compost o abono para terrenos de cultivo y un óptimo proceso de los desechos inorgánicos.

La contaminación en el sureste de México

De acuerdo con un estudio publicado el año pasado, en donde se aplicaron estudios de los municipios del sureste del país, arrojó que ninguno de los basureros a cielo abierto que operan en la región suroeste del estado cumplen con la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003 que habla especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.
En estos municipios incluso, los desperdicios ligeros como bolsas de plástico son transportadas por el viento cientos de metros de distancia de los basureros, generando con ello un foco de contaminación que se propaga más allá de las propiedades municipales.

Norma Oficial

En el año 2004 se publica la norma oficial Mexicana NOM-083- SEMARNAT-2003 con especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial; elaborada dentro del marco de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), la cual se integra de manera más completa.
En el Epígrafe 6. Especificaciones para la selección del sitio se indican, al igual que en la norma NOM-083-ECOL-1996, los requisitos y restricciones generales para la ubicación del sitio.
En el Epígrafe 7. Características constructivas y operativas del sitio de disposición final se concretan requisitos específicos a conseguir en la construcción del sitio y durante la operación del mismo, que son existencia de barrera geológica y conductividad hidráulica, control de efluentes como el biogás y lixiviado, control de pluviales para minimizar infiltración, requisitos de compactación de residuos, requisitos de cobertura intermedia, control de admisión de residuos y obras complementarias.
La propia SEMARNAT, a través de su GUÍA DE CUMPLIMIENTO DE LA NOM-083-SEMARNAT-2003, da a conocer que del total de los residuos generados en el país, se recolecta alrededor de 83 por ciento, pero sólo la mitad tiene una disposición final adecuada. En consecuencia, de los 32 millones generados al año poco más de 12 millones se disponen en tiraderos a cielo abierto y sin control alguno. Adicionalmente, es necesario señalar que la mayoría de los sitios de disposición final no cumplen con las condiciones para evitar la contaminación los suelos, los acuíferos y el aire por el efecto de los lixivia- dos y el biogás generados por la descomposición de la basura.
Además de apuntar que todos los sitios de disposición final deberán apegarse a la norma, teniendo las autoridades ambientales de los tres órdenes de gobierno que vigilan su cumplimiento.

PROACTIVA y Tuxtla Gutiérrez

Lamentablemente en Tuxtla Gutiérrez y en gran parte de nuestra entidad, este proceso de selección y manejo de nuestros residuos no cumple con los estándares de calidad en el proceso, a pesar de contar con un contrato de servicio, con una empresa, que en el caso de Tuxtla, se llama Proactiva.
De acuerdo con su descripción como grupo, a nivel nacional, PROACTIVA – Veolia es “experto en las actividades del agua, la energía y los residuos desde hace 160 años, pone su capacidad de innovación al servicio del progreso humano, el desempeño de las empresas y los municipios, y el bienestar de las personas.
Para pasar de una lógica de consumo de los recursos a una lógica de uso y valorización en una economía circular, diseñamos e implantamos soluciones para desarrollar el acceso a los recursos, preservarlos y regenerarlos. Así es como Veolia contribuye a renovar los recursos del mundo”.
Si bien su iniciativa a nivel internacional puede ser óptima, en el caso de Chiapas y Tuxtla Gutiérrez en específico aparenta no ser así, pues los puntos de desequilibrio ambiental son evidentes en las inmediaciones de sus instalaciones, en las que se ubica el relleno sanitario de la capital, ubicado al poniente sur de la ciudad.
A nuestra redacción, llegaron imágenes en las que se puede apreciar un asolvamiento de lixiviados tóxicos, por encima de la superficie de la zona de la basura. Imágenes que dan fe de que el tratamiento dado a nuestros desechos no son del todo adecuados, pese a la información proporcionada en forma por la empresa responsable de ello, PROACTIVA.
En un comparativo, estados como Yucatán, mantienen altos estándares de calidad en el manejo del destino final de la basura, demostrando con hechos, que el trabajo es de calidad y en cumplimiento con las normas de salud, totalmente opuesto al indicado en nuestra ciudad, pues hasta la fecha, no pudimos concertar un espacio para comprobar lo contrario a las imágenes que se nos hicieron llegar.
Es evidente que en Tuxtla Gutiérrez este control no se ejecuta, debido a que basta con solamente ir a los alrededores del relleno sanitario San Francisco Tucutzano, en el ejido Emiliano Zapata de Tuxtla Gutiérrez de la capital, para observar los cientos de toneladas de basura que se encuentran en las inmediaciones de la carretera que conduce al relleno, en el que se puede observar también, a varios kilómetros, la presencia en sobrevuelo de decenas de aves de carroña (zopilotes), consideradas como fauna nociva.
Un personaje clave en el tema de la afectación que produce la empresa PROACTIVA, es Héctor Montesinos Cano, a quien los lixiviados tóxicos han contaminado afluentes de manantiales y arrollos, además de la matanza de animales bovinos, plantas y algunos árboles frutales.
Cabe destacar, que en una publicación del periódico MILENIO, este personaje dio a conocer que ha sido demandado por 600 millones de pesos, por parte de la empresa PROACTIVA, quien presta servicio de recolección de basura en Tuxtla Gutiérrez, Montesinos Cano, propietario del predio “San Martín Mujular”.
Denunció en su momento, que este caso lleva varios años, si que autoridad municipal alguna haga algo al respecto, además de que él y su familia, han recibido amenazas de muerte para tratar de disuadirlo de continuar denunciando la contaminación que generan los desechos en el medio ambiente.
Montesinos inició diversas acciones desde hace ocho años en que el Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, encabezado en su momento por Jaime Valls Esponda, concesionó por 20 años el relleno sanitario a Proactiva para el servicio de limpia de esta ciudad.
Lo que parece inaudito, es que no obstante a las constantes denuncias ante las autoridades ambientales federales, estatales y municipales, la contaminación continúa, denotando la cerrazón y falta de actuación de las autoridades encargadas de este tema, como la PROFEPA, SEMARNAT, SEMAHN entre otras, que poco a poco envenena la vida de Tuxtla Gutiérrez.
Cabe señalar, que un actor político importante en la entidad, hoy candidato de los partidos Verde Ecologista de México, Chiapas Unido y Podemos Mover a Chiapas, Fernando Castellanos Cal y Mayor, clausuró de forma simbólica, el relleno sanitario de Tuxtla, en el año 2014, cuando fungía como diputado local, denunciando la contaminación presentada por PROACTIVA.
Pese a lo anterior, al asumir la presidencia municipal de la capital de Chiapas, Proactiva continuó su trabajo con total impunidad.
Héctor Montesinos, argumentó que han sido decenas de estudios especializados en materia e contaminación, manejo de suelo entre otros, los que de forma voluntaria, ha costeado con el fin de tener las pruebas que las autoridades locales no encuentran, por lo que sus demandas se encuentran ya en manos de la federación, sin que hasta el momento se haga algo.
A través de estos estudios dijo que también se determinó alta contaminación en las aguas subterráneas, afluentes, suelo y subsuelo, lo que evidentemente pone en peligro la salud de distintos seres vivos, principalmente de los habitantes de la cercanía de los afluentes nutridos por los mantos acuíferos contaminados.
El propietario del predio San Martín Mujular, demostrío a través de un recorrido, que su terreno está contaminado por los lixiviados emitidos por este relleno desde hace años, lo que ha matado a varias especies de la zona.

Loading Facebook Comments ...